Consejos para evitar comerse las uñas

Consejos para evitar comerse las uñas

Un mal hábito muy común entre nosotros es morderse las uñas. Es frecuente que nos acompañe desde la infancia y en la edad adulta cuando estamos pasando por procesos de estrés, es por eso que hoy queremos que pongas a prueba trucos para evitarlo.

El hábito de comerse las uñas es llamado onicofagia, que en muchas ocasiones lo utilizamos como método de escape y sentir seguridad ya que es una práctica muy común de cuando somos niños. Sin embargo esta costumbre puede ser peligrosa para nuestra salud ya que nuestras manos y boca no son zonas libres de bacterias, sin dejar de lado el daño que podemos producir en nuestras encías. A raíz de esto nuestras uñas pueden ser dañadas para siempre ya que el ácido de nuestra saliva las debilita dejándolas quebradizas y con grietas.

1. Identificar los momentos

Identificar los momentos en los que te las muerdes para evitarlos. Hay momentos en los que es más común que nos mordamos las uñas como lo es cuando estamos aburridos o muy nerviosos. Reconocerlos nos ayudará a tener el control y cambiar este hábito por otra acción, como por ejemplo mover un lápiz o algún movimiento sutil, para así ayudar a canalizar esa necesidad.

2. Fuerza de voluntad

Tener fuerza de voluntad para quitar este hábito. Es muy importante plantearlo como una meta ya que o sino será algo temporal y fácilmente regresará al cabo de unos días.

3. Reemplazar por otro hábito

Buscar reemplazar el hábito por otro cuando deseemos morder nuestras uñas para calmar la ansiedad, ya sea tomar un vaso de agua o practicar algún tipo de meditación. Si tu caso es por ansiedad intenta conectar con tu cuerpo y liberar esa energía en otras actividades, como meditar, hacer ejercicio y beber agua.

4. Mantener las uñas nutridas

Mantenlas nutridas con cremas o aceites así no tendrás excusas de morderlas. Si no son las uñas son los cueritos que salen alrededor de la uñas los que se ven afectados. Es por eso que mantener las uñas con aceite de cutículas ayudará a que estos no salgan y nos quitemos una tentación.

5. Mantener las uñas limadas

Mantén tus uñas limadas, de esta manera se verán estéticamente lindas y no querrás arruinar ese trabajo. El mantener nuestras manos bonitas nos quitará las ganas de morderlas y arruinarlas.

6. Usar cremas o pinta uñas especiales

Si el problema no se soluciona puedes comprar cremas o pinta uñas especiales para evitar este hábito. Si aún con todos estos trucos no vez buenos resultados compra cremas y esmaltes de uñas para onicofagia, los que traen mal sabor lo que así evitará que muerdas tus uñas y dedos.

Cuéntanos cómo te va con estos trucos, sube tu progreso a Instagram y etiquétanos como @lasertambeauty… te dejamos un video para que te inspires.

Técnicas para estirar o encrespar las pestañas

Lifting y ondulado de pestañas: 2 técnicas para encrespar o estirar tus pestañas

Si eres fan de las pestañas largas, curvadas y naturales,  sin embargo te encrespas las pestañas con miedo ya que se pueden cortar, alguna de estas técnicas podrían ser tu opción. Se trata de un encrespado o estiramiento de tus pestañas, con ésta lograrás unas pestañas más largas, curvadas y visibles por aproximadamente un mes.

Existen 3 tipos de técnicas que le darán la curvatura que desees a tus pestañas.

1. Ondulado

En este tipo de técnica podemos ver una pestaña curvada en forma de C, es ideal para cuando tienes las pestañas largas  y de este modo quedarán mas naturales, sin embargo si tus pestañas son muy cortitas su largo visiblemente será menor, en caso que te cueste imaginar como se ve este efecto es parecido al encrespado con cuchara.

2. Lifting

Nueva técnica que tiene como principal función alargar las pestañas dejándolas de alto impacto, su curvatura es en L, lo que generara un efecto parecido al del encrespador, por lo cual es ideal para pestañas más cortas, ya que en pestañas extremadamente largas no se verá muy natural.

3. Efecto natural

Este efecto se logra con el mix de ambas técnicas generando una curvatura en U, esta ayuda a casi todo tipo de pestañas dando curvatura en la raíz y estiramiento en las puntas mostrando una pestaña naturalmente larga y onduladas.

¿Te animas a probar alguna de estas técnicas? Te invitamos a nuestros centros Lasertam Beauty para que encuentres ese efecto que deseas y los pruebes en las manos de nuestras cosmetólogas profesionales. Agenda una hora con nosotros haciendo clic aquí.

Cómo conocer el principio activo que necesita tu tipo de piel

Cómo conocer el principio activo que necesita tu tipo de piel.

Somos únicos todos, tenemos gustos distintos, vivimos en distintas ciudades, nos dedicamos a actividades distintas, nos alimentamos de diversas maneras, y así la lista es larga. Es por eso que nuestra piel es única y por ello debemos nutrirla según lo que ella necesite. La piel la podemos dividir según algunas de sus condiciones, ya sea grosor, tacto o biotipo cutáneo. En esta ocasión utilizaremos la medición según biotipo cutáneo en 3 principales como lo son la piel seca, grasa y eudérmica.

Tipos de piel según biotipo

  1. Piel normal o eudérmica: Es una piel con su secreción sebácea controlada, suele lucir perfecta, tiene tendencia a comedones (puntos negros) ni granos, esta humectada e hidratada. No se altera con facilidad ni al frio ni calor, tiene buena tolerancia a los productos.
  1. Piel seca: Visualmente se identifica con falta de brillo y posibles arrugas finas, puede generar irritación con facilidad y poca tolerancia a factores externos. Este tipo de piel se puede identificar de dos maneras: 
    • Piel seca por falta de agua: Falta de agua, esta piel luce áspera, sin brillo, muchas posibilidades de arrugas y de infección en rostro, no tolera jabón ni cambios climáticos, muy sensible, presenta tirantez.
    • Piel seca por falta de grasa: luce delgada, poros cerrados, áspera tendencia a arrugas.

Se caracterizan por una disminución del nivel en la secreción sebácea, ocasionando la deshidratación de ésta por una menor protección de la emulsión epicutánea (barrer protectora), disminuida no tolerancia a jabones, suele presentar rojeces y descamación.

  1. Piel grasa: por lo general luce brillante, con poros dilatados, tendencia a color amarillento es gruesa y tosca, presencia de comedones (puntos negros), gran tolerancia a los jabones. Esta se puede clasificar en 3 tipos:
    • Grasa seborreica: mucha secreción sebácea luce brillante
    • Grasa deshidratada: Aumento de secreción sebácea y disminución de agua, una piel opaca 
    • Grasa asfixiada: Piel que tiene grasa encapsulada bajo la piel, que presenten mayormente quiste.

Podemos tener este tipo de piel en todo el rostro o en zonas específicas, lo que se le llama piel mixta.

En ocasiones este tipo de piel puede ir acompañada de sensibilidad la que sería una condición extra. Sus síntomas son desde la típica aspereza, descamación y pequeñas grietas hasta enrojecimiento, así como tirantez y picazón constantes. Puede encontrarse pieles alergias, piel frágil y fina, generalizada pérdida de humedad, color rosado traslúcido y aspecto escamoso.

Es muy importante que nos informemos de nuestros tipos de piel para saber que cosmético es el que nos vendrá mejor a la hora de armar nuestra rutina de skin care, buscaremos que nos gustaría mejorar y cómo hacerlo de buena manera, es por eso que te invito hoy a realizar el cuestionario de los tipos de piel (link) y atentos a los próximos blog donde descubriremos cuales son los principios activos que nos ayudaran a cada uno.

¿Y tú ya sabes qué tipo de piel tienes? ¡Si aún te quedan dudas escríbenos!

Cómo preparar un exfoliante casero de avena para piel seca

Cómo preparar un exfoliante casero de avena para piel seca.

Con la llegada del invierno nuestra piel comienza a sentirse tirante, en algunos casos hasta nos pica, esto ocurre por una razón, nuestro cuerpo reacciona a los cambios de temperatura y el frío puede resecar nuestra piel. Junto a este, ingresa a nuestros hogares las estufas y la temperatura de los aires acondicionados sube. Nuestro cuerpo debe estar preparado para estos factores, por eso hoy nos preocuparemos de nutrir nuestra piel para evitar estos incómodos síntomas del invierno.

Exfoliar nuestra piel nos ayudará eliminar células muertas, por lo tanto, aceleraremos la renovación celular en ella y ayudando a que los productos que utilizamos diariamente penetren con mayor facilidad, haciéndolos más efectivos. Este proceso puede ser realizado una vez a la semana o cada 10 días, dependerá de nuestro tipo de piel.

Preparación

En esta ocasión realizaremos un exfoliante físico con 1 calcetín y ½ taza de avena, la que aportara suavidad y nutrición.
Rellenaremos el calcetín con la avena y haremos un nudo en él teniendo una especie de saco de avena, cuando este proceso esté terminado estaremos listos para utilizarlo.

Existen dos formas de uso:

  • La primera es entrar a la ducha, humedecer el calcetín con agua tibia y masajear con movimientos circulares por todo el cuerpo evitando nuestro rostro. Verás que del calcetín saldrá una leche de avena la que ayudará a nutrir nuestra piel y otorgarle subida. Con ella deberás enjuagar y aplicar tu crema corporal.
  • La segunda opción es realizar un baño de avena. Llenamos nuestra tina con agua y dejamos que nuestro calcetín se empape de ella, luego nos sumergimos por 10 min y realizamos un masaje con el calcetín. Esta fórmula nos ayudará a relajarnos además de dejar nuestra piel muy suave. Al terminar el proceso aplicaremos crema corporal y notaremos la diferencia.

No olvides, desechar la avena y lavar tu calcetín al terminar el proceso, de esta manera estará listo para utilizarlo dentro de 10 días.

Coméntanos cómo se siente tu piel luego de la exfoliación.

¿Y tú que otros consejos conoces o sigues para exfoliar tu piel?

5 consejos para cuidar tus manos desde casa

5 consejos para cuidar tus manos desde casa.

Durante este proceso algunos de nuestros hábitos han cambiado, acciones muy sencillas hoy parecen el tesoro más preciado. Nuestra manera de vivir, de pensar y nuestra primera línea, la piel, se han visto afectadas.

Si de las manos se trata, durante este periodo han sido parte importante de nuestro cuidado, lo que ha hecho que las lavemos con mayor frecuencia, resecando y deshidratándolas, pero que esto no sea excusa para dejar de hacerlo. Por eso, sigue estos consejos y aprende a cuidar a las que nos ayudan a día a día a cuidarnos.

Sigue estos consejos

1.- Una alimentación balanceada hará que tus uñas crezcan fuertes. Prefiere alimentos con Vitaminas A y B como lo son frutos secos, legumbres y vegetales, como el brócoli y la zanahoria, ya que te ayudarán para tener uñas más sanas y firmes.
2.- Mantén tus manos hidratadas, protegiéndolas con cremas y exfoliantes, esto ayudará a que no sea un tortura el lavarlas con frecuencia. Te recomendamos crema de mango y pomelo, que contenga Vitamina E, aceite de almendra y manteca de karité, para dejar tus manos suaves, hidratadas y con un olor increíble.
3.- Lima tus uñas con frecuencia para que estas no se astillen. Recomendamos limarlas hacia un sentido para evitar que se descamen, volviéndolas frágiles.
4.- Si vas a realizar trabajos en agua o con productos químicos fuertes, como los de limpieza del hogar, usa guantes para ayudar a que tus manos no se irriten o resequen con facilidad .
5.- Intenta mantener tus uñas nutridas, aplicando brillo y aceite de cutículas, los cuales son esenciales para que tus manos se vean cuidadas y saludables. Si no tienes aceite de cutículas te recomendamos aplicar aceite de coco u oliva en su reemplazo. Te ayudarán con su regeneración y evitarán aquella piel molesta que sale alrededor de las uñas.

Espero que nuestros consejos te sirvan y que tus manos sean las primeras en volver a la normalidad.

¿Cuéntanos, cómo has cuidado de tus manos esta cuarentena?