CUIDEMOS NUESTRA PIEL CONTRA EL CÁNCER

El verano está a la vuelta de la esquina. El olor a playa, los sunsets y el bronceado fascinante ya se ven de muy cerca. Por lo menos yo ya no puedo esperar. Pero, lamentablemente, esta época es cuando uno de nuestros enemigos suele asomarse y atacar a quienes olvidan algo primordial de los días soleados: usar protección solar; ya que sin ella se puede ocasionar un crecimiento anormal de células en la piel debido a la exposición al sol; dando como resultado: Un Cáncer.

Hoy queremos hablar de esta enfermedad y así aconsejarte para evitar cualquier riesgo de que la contraigas. Primero es lo primero, debemos conocer al enemigo; por lo que debes saber que existen tres tipos de este cáncer: El Carcinoma Basocelular, Carcinoma Espinocelular y Melanoma. Sabiendo esto, podemos hablar del primer paso para que nunca estén presentes en tu vida; y este es muy simple, pero debes seguirlo al pie de la letra: Reducir y/o evitar la exposición a la Radiación UV, al cuidar tu piel con protectores solares o evitando la sobre exposición de esta al sol durante el verano. Créeme, ese bronceado que tanto deseas no vale la pena conseguir, si un cáncer es el valor a pagar.

También debes saber que ir al doctor para hacerte exámenes preventivos es una buena idea; ya que la detección temprana de este cáncer viene con una mayor probabilidad de que el tratamiento sea exitoso. Prevenir antes que sufrir, ¿cierto?

Pero, ¿cómo podría pensar en que tengo un cáncer en mi piel? Los síntomas son los siguientes:

  • Puede manifestarse en las zonas que más expones al sol, como el cuero cabelludo, tu rostro, labios, orejas, cuello, pecho, brazos, manos y piernas; creando bultos, cicatrices marrones, úlceras con costras, lunares rojos bien firmes, o algunos que hasta cambian de color, entre otras cosas más. 
  • También hay que tener cuidado en las zonas que menos conviven con el sol y sus Rayos UV, como lo son las palmas de la mano, ya que en ellas, aunque no lo creas, también puede aparecer esta enfermedad.

Como ya mencionamos, el cuidar tu piel con protector solar es una gran herramienta, pero también hay otras formas para mantenerte sano. Estas son:

  • Evitar el sol durante el mediodía; ya que es cuando más fuerte golpean los Rayos UV
  • No dejar de utilizar el protector solar una vez terminado el verano. El sol durante todo el año puede ser dañino.
  • Evitar las camas solares; ya que emiten radiación UV que incrementa el riesgo a tener cáncer.
  • Tener cuidado con los medicamentos fotosensibilizantes, ya que algunos pueden generar más daño que cuidado. ¡Solo úsalos bajo la receta de un doctor!

Y bueno, creo que eso es todo; por ahora. Aunque no duden en preguntarnos en nuestras RRSS si es que llegan a tener alguna duda sobre esto, nuestros especialistas están atentos a responder cada una de sus dudas.

Nos leemos en el siguiente blog.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *